New Media Logo

Buscar

Los Tobas E-mail
Domingo, 12 de Agosto de 2007 21:35

Los tobas antiguamente habrían abarcado en su ubicación casi todo el territorio de la actual provincia de Formosa y llegando hasta el territorio de los chiriguanos en Salta, quienes le habrán dado el nombre con el cual se los conoce según algunas fuentes históricas. Actualmente constituyen el mayor de los grupos aborígenes que viven en la provincia del Chaco.

SU ECONOMÍA
La economía fue fundamentalmente recolectora y cazadora. La recolección era tarea femenina; elegían los frutos del chañar, del mistol, del algarrobo y de la tusca; se alimentaban con miel, higo de tuna, cogollos de palmeras (palmitos), diversas raíces, porotos, frutos de una enredadera llamada tasi, ají del monte y animales silvestres.

Los hombres practicaban la caza de avestruz, el tapir, el venado, el pecarí, la iguana, el tatú y el jaguar. Utilizaban diversos métodos para reducir a sus presas, uno de ellos era el incendio del monte, a partir de lo cual conseguían desalojar a los animales de sus escondrijos y facilitar la caza. Nunca mataban a las hembras, ni a los animales pequeños, solo elegían a los machos adultos. Era común a su vez, la práctica de disfrazarse con hojas o plumas para acercarse a los animales hasta tiro de flecha sin ser advertidos. Los Tobas solían pedir autorización a Norvet el señor del monte y guardaban celosamente sus prescripciones.

La pesca de igual importancia que la caza, se efectuaba de diversas formas: individuales o colectivas, con arpones, lanzas y flechas, o bien con redes atadas a largas varas de extremos sujetados, que sabían cerrar hábilmente al atrapar la presa.

VIVIENDA, VESTIMENTA Y ORGANIZACIÓN FAMILIAR
Vivían en pequeñas aldeas con paravientos de esteras y ramas.
La vestimenta estaba conformada por un corto manto de pieles, generalmente de carpincho, que utilizaban en las épocas invernales.

ORGANIZACIÓN FAMILIAR Y SOCIAL
En cuanto a la organización familiar, sabemos que la poligamia era permitida y prestigiosa, sobre todo entre quienes estaban emparentados con los caciques. Estos debían demostrar ante el padre de la novia su calidad de cazador y pescador.

La organización social se basaba en la autoridad del jefe de la familia extensa; grupos plurifamiliares constituían bandos con territorios reconocidos, consejo de ancianos, sacerdotes y grandes caciques carismáticos.

VIDA ESPIRITUAL
El animismo y la magia dominaban la vida espiritual, lo cual no obstaculizaba la idea de un Dios único, al que lo llamaban AYAIC. Los tobas eran dualistas, ya que creían en dos grandes espíritus divinos: el espíritu del bien y el espíritu del mal.

Los Tobas creían en la existencia de un ser supremo, designado con los nombres depaiyac o de ña-catachá.

De niño comenzaban a aprender sobre todo lo que lo rodea instintivamente en forma visual, táctica y lingüística, hasta la pubertad.

LOS TOBAS HOY
La mayoría vive en el monte sin ser propietarios de las tierras que ocupan, salvo por unos pocos que tienen títulos, pero ya no es el monte rico y sin límites de la antigüedad. Otros viven en barrios suburbanos de Sáenz Peña, Resistencia y Formosa.

En los últimos años han recuperado, en la provincia del Chaco, unas 29.000 hectáreas de tierra con títulos de propiedad definitivos o provisorios. En reserva existen aproximadamente unas 365.000 hectáreas con el reconocimiento por parte de las autoridades de los derechos indígenas sobre las mismas.

Constituyen comunidades rurales o urbanas con sus líderes tradicionales o comisiones vecinales, asociaciones comunitarias, cuyos miembros son elegidos por la comunidad.

En la provincia del Chaco participan, junto a los campesinos, en la Unión de Pequeños Productores Chaqueños, y mediante ésta también se tiene presencia en una organización a nivel regional.

En tres de las provincias donde habitan hay leyes aborígenes sancionadas: Chaco, Formosa y Salta.

Cultivan pequeñas parcelas, son peones temporarios en los algodonales, obrajes, aserraderos, hornos de ladrillos y carbón o empleados municipales en los pueblos. Ocasionalmente cazan, pescan y recolectan frutos y miel silvestre si las condiciones lo permiten.

En la década de los años 20, ya en pleno siglo XX, sufrieron una definitiva derrota militar en Napalpi, Chaco. A partir de este instante, los tobas viven en dependencia política y económica de la sociedad dominante. A pesar de su sometimiento militar, con el tiempo han logrado recobrar el sentido de ser "indio" y con ello, la fuerza necesaria para luchar por sus derechos.

Hablan su lengua, hacen artesanías de barro, de palo santo, tejidos de fibras vegetales, conservan algunos bailes y cantos y suelen acudir al pio'oxonaq para ser curados.

 

Escribir un comentario


© Todos los derechos Reservados - info@raices-folklore.com

Raices Floklore

Raices-folklore.com.ar

Raices del Floklore

Raicesdelfolklore.com.ar